News


 

22.05.2020

RENAULT TRUCKS ANTE EL COVID-19: LA SOLIDARIDAD NO ENTIENDE DE FRONTERAS

Renault Trucks se ha puesto al lado de conductores y profesionales de la sanidad durante esta crisis sin precedentes con numerosas acciones

RENAULT TRUCKS ANTE EL COVID-19: LA SOLIDARIDAD NO ENTIENDE DE FRONTERAS

Como el transporte de mercancías, el apoyo de Renault Trucks a los transportistas no distingue fronteras ni de marcas de camiones. Bajo su lema “Drivers are Heroes”, una campaña que nació mucho antes del inicio esta pandemia para reconocer el trabajo de los conductores, el fabricante ha lanzado iniciativas de apoyo en prácticamente la totalidad de las áreas en las que opera.

 

Desde el principio de la crisis del COVID-19 y como resultado del confinamiento, y del cierre de restaurantes y áreas de servicio, los conductores se han encontrado con muchas dificultades para acceder a comida o lugares de descanso. Para ayudar a mitigar esta situación durante los momentos más críticos, Renault Trucks ha llevado a cabo algunas iniciativas en distintos puntos de Europa, como el despliegue de foodtrucks en distintos puntos.

 

“Da igual la marca de camión que conduzca," explicaba Christophe Martin, Director General de Renault Trucks Francia, "lo que queremos es dar servicio a nuestros clientes y a comunidad de conductores y estas comidas son una forma de darles soporte para que puedan seguir con su trabajo, que no olvidemos que es lo que permite que la sociedad pueda seguir moviéndose”

 

Más de un tercio de la red francesa de Renault Trucks ha puesto en marcha la distribución de comida y bebida en las cercanías de sus talleres o en rutas principales de transporte. Desde finales de abril, se han servido cerca de 500 comidas gratuitas, y la demanda sigue creciendo…

 

En Suiza, en tres diferentes parkings a lo largo de la A1, uno de los principales ejes de tráfico rodado, los conductores podían tomar un café con un croissant a la hora de desayunar o un perrito o una hamburguesa para comer.

 

Para Tarcis Berberat, Director General de Renault Trucks Suiza, "son los conductores, los que, con su compromiso han hecho posible pasar esta crisis sin precedentes, por ejemplo, abasteciendo equipos médicos a hospitales. Nuestra iniciativa es una forma de echarles una mano y de expresarles nuestro agradecimiento”

 

En España, la amplia red de concesionarios ha llevado a cabo distintas iniciativas para facilitar la vida de los conductores: ha habilitado zonas de descanso higienizadas y accesibles para que los conductores pudiesen reposar o darse una ducha. También, el concesionario R1 GAMA, ha ubicado un foodtruck en MercaMurcia, con comida y bebida disponible de forma gratuita para los transportistas que se acercaran a descargar. Como señala François Bottinelli, Director General de Renault Trucks España "nuestros vehículos dan soporte a la producción y distribución de mercancías esenciales, y nuestro lugar está junto con los profesionales que los operan y conducen para hacerles el trabajo lo más cómodo posible”

 

Pero la ayuda a los conductores no se ha limitado únicamente a comida. Se han donado equipos protectores a conductores potencialmente expuestos al virus en la carga y descarga de sus vehículos. En Holanda, los talleres han distribuido 1.100 botellas de gel hidroalcohólico, y en Israel, se han entregado 1.500 máscaras con la imagen de la marca a los clientes y conductores que han pasado por los talleres en todo el país.

 

A todas estas iniciativas de apoyo a los camioneros, se han sumado otras puestas en marcha por los trabajadores de Renault Trucks en Francia, para ayudar a los profesionales que trabajan en primera fila en la lucha contra el COVID-19.

Cuando los hospitales se quedaban sin equipos de protección, 160 voluntarios se organizaron en Lyon para fabricar, desde sus casas, delantales protectores desechables y, con su esfuerzo, han fabricado y donado un total de 400.000 delantales a hospitales de la zona.

 

También, de forma parecida, otro grupo de 50 voluntarios ha conseguido sumar más de 25.000 batas protectoras, que han fabricado bien en la fábrica de Lyon-Vénnissieux o en sus propios domicilios.

 

Además, otros 36 voluntarios aplicaron sus conocimientos en impresión 3D para fabricar visores y gafas protectoras, a un ritmo de 1.800 al mes.

 

Por último, Francia, Rumanía, Hungría y Holanda han firmado acuerdos de colaboración con Cruz Roja y otras organizaciones de ayuda humanitaria para cederles vehículos para el reparto de material sanitario y comida.